miércoles, 14 de agosto de 2013

Gracias, Ana María

Ana María Matute, en su casa de Barcelona, el día que me hizo el regalo de su tiempo.





«Cada sinfonía tiene un tono y cada libro también. Porque no todos los libros se pueden escribir de la misma forma, de ninguna manera. Hay que encontrar el tono. Eso es lo que cuesta. Mucho. Por eso, el arranque del libro es lo más difícil para mí. El arranque del libro es peliagudo».



Extracto de la transcripción de una entrevista a Ana María hace un par de meses, en su casa de Barcelona, a donde entré con la devoción y el respeto del que entra en un templo. Hoy sale la entrevista en revista MÍa.

1 comentario:

  1. Preciosa entrevista, Raquel. Gracias por emocionarme.

    ResponderEliminar